LAS FOTOGRAFÍAS DE BURTON NORTON

Un relato de W.G. Jones

Sint-Anna. Flanders

Sint-Anna. Llegué a saber que aquella era una iglesia que el gran Brueghel el Viejo había visto con sus propios ojos. Nos encontrábamos en un suelo im- pregnado por la sombra y la luz de Brueghel, la iglesia de Sint–Anna, y que situó en una pintura demoledora, una imagen perturbadora, desgarradora, de una belleza inquietante, la tensión, el misterio que las mejores imágenes portan… (W.G. Jones)

Estrasburgo

Catedral de Estrasburgo. Se trataba de Erwin von Steinbach, aquel arquitecto a quien debemos una máxima contribución en la construcción de la catedral de Es- trasburgo. Al menos así lo aseguró Goethe, extasiado ante aquella obra extraordinaria deseada por Burton -la recordaba roja- y que nosotros fotografiaríamos… (W.G. Jones)

Arco de Constantino

Arco de Constantino. Llegó el momento de fotografiar Roma, y Burton se dedicó a ello, apenas sin un tiempo para el descanso. Las fotografías iban surgiendo unas detrás de otras, como si nos persiguiese la prisa, como si creyese que aquellas piedras desaparecerían, como si temiese que los bárbaros volviesen de nuevo, ese mismo día, en aquel momento, allí junto al Arco de Constantino… (W.G. Jones)

Zugspitze

Cumbre del Zugspitze. Fue en Garmisch, en la bella Baviera, donde nos establecimos para obtener vistas de –desde– una imponente roca de 2.962 mts. llamada Zugspitze, y a la que intentaríamos ascender. Allí, la ex- traordinaria vista desde la más alta cima alemana,  Aquella na- turaleza turbadora, salvaje, en la que siempre me encontré libre, un tiempo sosegado, paisajes que siempre quise compartir… (W.G. Jones)