LAS FOTOGRAFÍAS DE BURTON NORTON

Un relato de W.G. Jones

web-versa1

Maison de la Reine. Versailles

web-andersen

Odense. Denmark

web-gallery

The National Gallery. London

After Canaletto

After Canaletto. Burton admiraría a los grandes creadores de vistas allí en Venecia, Canaletto, Belloto, Guardi –es de justicia comentar que Guardi adelantó la pintura de Turner y de Whistler, dijo Burton–, y si bien eran grandes «falsificadores» de lo real visible, eran más fieles a la realidad del paisaje que muchos paisajistas holandeses, incluso británicos… (W.G. Jones)

Ashford Castle

Ashford Castle.  En mi último paseo por el lago Corrib atraqué mi barca en un pequeño embarcadero que pertenece al castillo de Ashford, una excelente construcción llena de magia que ya conocí cuando era niño, y que ha soportado continuos cambios de propietarios. Fue una gran satisfacción descubrir en MIll St. unas fotografías del castillo realizadas por Burton hacía ya tiempo… (W.G. Jones)

Kronborg.Elsingor

Kronborg / Elsinor.  Dinamarca no era tan solo la tierra de Andersen, sino también la de Hamlet, y agradecí que Burton aceptase mi propuesta de dirigirnos hacia Elsinor para obtener una vista del castillo de Kronborg, un sitio tan mágico para mí como aquellos escalones del Foro Romano, lugares impregnados de una incierta realidad, testigos mudos de hechos inquietantes… (W.G. Jones)

brujas

Brugge. Brujas prometía una inundación, una tormenta, barcas que se estrellarían contra los diques hasta desintegrarse, la ruptura de las esclusas, las puertas de contención arrancadas, hechas astillas, náufragos en los embarcaderos bajo los puentes; había un ahogado que flotaba zarandeado por las corrientes en dirección a ninguna parte, pudiera ser una imagen para aquel Turner a punto de naufragar junto a Calais; sin duda esas imágenes me hacían comprender el cine… (W.G. Jones)

Lucerna

“Kapellbrücke” / Luzerne.  Una cámara se apunta como una ballesta –dijo Burton–, asunto que surgió cuando cruzamos aquel puente del lago Lucerna, el Kapellbrücke, uno de los más viejos de Europa si exceptuamos los romanos y otros –dijo–, ya quemado y reconstruido como lo seria el molino de Wijk. Cruzábamos aquel bello puente sobre el lago, –su madera crujía bajo nuestros pies– y fue cuando supe acerca de William Tell… (W.G. Jones)

Torre de Hölderlin

 “Hölderlinturm” sobre el río Néckar. Hölderlin había amado desesperadamente a Susette Gontard –de soltera, Borkenstein-, quizá en silencio, y llegué a leer que cuando uno de los visitantes que se acercó a saludarle allí en su torre y le preguntó por Susette, Hölderlin respondió: «Ah, Diótima. No me mencioneis a mi Diótima. Me dio trece hijos, uno es papa, otro sultán, el tercero es emperador de Rusia… ¿Y sabes qué ocurrió? Se volvió loca, de verdad, loca, loca, loca»… (W.G. Jones)